martes, 15 de noviembre de 2016

RESEÑA THE WALKING DEAD 7X04: TOC TOC

El cuarto capítulo de la temporada sigue el ritmo de capítulos anteriores donde se nos presenta el sufrimiento que Negan está provocando en la familia de Rick tras aquel primer encuentro sangriento. En el anterior capítulo veíamos el sufrimiento de Daryl enjaulado como una bestia en el territorio de Negan. Ahora, el lobo decide visitar a Rick y madre mía el capítulo que nos deja. Es hora de comentarlo y espero que hayáis visto ya el episodio sino... no sigáis leyendo, os lo recomiento.
¡Bienvenidos a mi blog!

Por fin volvemos a estar dentro de la vida de Rick y nuestros tan queridos personajes que están totalmente destrozados después de lo sucedido con Glenn y Abraham, que en paz descansen. Nuestro capítulo gira alrededor de la visita de Negan al pueblo de Rick y llega la hora que le den todo lo que tienen: les quitan las armas, comida, colchones, etc. La verdad que se nos muestra de nuevo un Negan muy superior que quiere llevarse bien con Rick el cual sigue psicológicamente trastornado del primer capítulo.

Encontramos a nuestro héroe por primera vez después de más de 6 temporadas, abatido, totalmente rendido a Negan y sin ganas de pelear por lo suyo, pues no opone resistencia. Negan viene acompañado de sus hombres y del pobre Daryl, un Daryl totalmente destruido que no parece el Daryl del anterior capítulo, no abre la boca y parece un perro adiestrado. Rick intenta acercarle a hablar pero Negan no le deja, le dice que es su sirviente, su criado, a los criados no se le dirige ni la mirada. Es un momento muy doloroso para todos los fans de la saga que podemos ver como todos nuestros personajes caen a sus pies, excepto Rosita, que decide ir a buscar un arma para vengar a Abraham. Es la única por ahora con ganas de ir a por Negan y nos deja ese reflejo de rabia por asesinarlo al final del capítulo con la petición a Eugine de crearle una bala
Por otro lado, nuestra samurai Michonne también está algo perdida pero con ganas de guerra. Esa escena sola intentando aprender a usar el rifle muestra como por esa ira y el cúmulo de información que tan rápido le ha llegado de Negan últimamente, no le permite acertar ni un tiro a un caminante. Finalmente tras una escena emotiva donde Rick que le desvela su peso por la muerte de tantos amigos, Michonne decide olvidar sus ansias de venganza y aceptar también las órdenes de Negan por el bien de todos. Es importante el detalle donde engañan a Negan con un entierro donde supuestamente esta Maggie, la cual no sabemos donde está. Ojalá vuelva con caballería y salve a todos.

Carl es el único que en la escena de su casa consigue plantarle cara a Negan pero sabe que no pueden hacer nada, se lo llevan todo y se quedan sin provisiones ni armas. Nuestros personajes transmiten esa impotencia de no poder hacer nada, de no luchar, a pesar de ser un grupo que tanto ha luchado por llegar a donde están. La verdad, es algo decepcionante. Sobre todo por Rick, un hombre rendido que lleva el peso de la muerte de todos los miembros del grupo y no quiere hacer nada más. Él mismo lo dice, "ya no soy vuestro líder, ahora el que manda es Negan".

Ha sido un capítulo donde de nuevo "disfrutamos" de uno de los mejores personajes que nos ha traído la serie y desgraciadamente es el villano, Negan. Mis aplausos a Jeffrey Dean Morgan. Por otro lado, un capítulo de tensión donde no sabemos exactamente qué hará Negan en cada momento, sobre todo al tener a nuestra gordita que guarda el almacén de armas y casi muere por culpa de Spencer que robó dos. Negan se va sin dejarles nada y exigiéndoles algo para la próxima vez que vuelva. Esto pinta muy mal asi que espero que vuelva pronto Morgan y les presente al rey del circo.

Espero que os haya gustado mi forma de ver el capítulo una semana más de The Walking Dead. Rezaremos para que pronto la trama de un giro porque madre mía, que sufrimiento. Hasta el próximo post y como ya sabéis... ¡Siempre sois bienvenidos a comentar!





Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada